El Tribunal Supremo avala las demandas colectivas para productos bancarios. La Banca sigue en nuestro país sufriendo los azotes de los Tribunales de Justicia y en esta ocasión se trata de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, que ha dictado una sentencia de fecha 21 de octubre de 2015 (sentencia núm. 564/2015, siendo ponente Don Rafael Sarazá Jimena), por la que viene a avalar las demandas colectivas para productos bancarios, obligando a la Audiencia de Madrid a pronunciarse nuevamente sobre una causa contra Bankinter por venta de preferentes y estructurados.

Es habitual que al heredar se produzca una desmembración del dominio de un bien, concediéndose a una persona la nuda propiedad de la cosa, y a otra el usufructo vitalicio.