Los terrenos urbanizables que no cuenten con un plan de ordenación urbanística aprobado, deben ser considerados como rústicos. El pasado año nuestro Tribunal Supremo en Sentencia de 30 de mayo de 2014, nos decía que los terrenos urbanizables que no cuenten con un plan de Ordenación Urbanístico aprobado, no podían ser considerados como urbanos.