Es habitual que al heredar se produzca una desmembración del dominio de un bien, concediéndose a una persona la nuda propiedad de la cosa, y a otra el usufructo vitalicio.