Subasta judicial

El Tribunal Supremo, ha dictado sentencia el 3/6/2016, nº 366/2016, rec. 1304/2014, en la que concluye que en la adquisición de un bien inmueble en subasta judicial, con cargas anteriores, opera el mecanismo de la subrogación, subrogación que se produce respecto de la carga y no respecto de la deuda que tal carga asegura  (esto es, sobre el adjudicatario pesa el deber de soportar la realización forzosa del bien para satisfacer el crédito asegurado y no asumir forzosamente la posición del deudor en la relación obligacional objeto de la garantía hipotecaria), condenando, no obstante, al nuevo adjudicatario en aplicación de la doctrina del enriquecimiento injusto a devolver al fiador del préstamo hipotecario, lo que se vio obligado a abonar con posterioridad a que tuviera lugar la adjudicación del bien en cuestión.

La CNMC multa por primera vez a los gerentes de las empresas que han participado en conductas contrarias a las normas de competencia

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia multa con 128,8 millones de euros a ocho empresas, a su asociación y por primera vez también a cuatro directivos por formar un cártel para la fijación del Precio de Venta de Laboratorio (PVL) en un artículo sanitario de primera necesidad, muy superior al obtenido en una licitación competitiva.

El delito en la empresa; criterio del dominio de hecho

La mera condición de representante de la empresa no puede llevar automáticamente a una imputación penal si el Juez Instructor no demuestra indiciariamente que éste tenía el dominio del hecho.

Las reformas de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el acortamiento de plazos para la instrucción de las causas ha supuesto que en instrucciones complejas, donde deben concretarse actuaciones presuntamente delictivas en que son parte investigada los miembros del Consejo de Administración de mercantiles, se tienda a la imputación generalizada de todos los miembros de los órganos de administración.

La medida cautelar de suspensión provisional de la cláusula suelo

Sobre la concurrencia del periculum in mora como requisito para la suspensión provisional de la aplicación de la cláusula suelo

La Ley de Enjuiciamiento Civil condiciona la adopción de medidas cautelares a la concurrencia de tres requisitos: el fumus boni iuris, esto es, la apariencia de buen derecho; la prestación de caución y el periculum in mora, es decir, el riesgo de que, de no adoptarse la medida cautelar, se produzcan situaciones que impidan o dificulten la tutela que pueda otorgarse en la eventual sentencia estimatoria.

El Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid estima parcialmente la demanda de ADICAE

La juez declara nulas las cláusulas suelo de los créditos hipotecarios de cuarenta bancos y cajas.

El Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid ha declarado la nulidad de las cláusulas suelocontenidas en las condiciones generales de los contratos de préstamo hipotecario suscritos con consumidores por falta de transparencia, y ha condenado a las entidades bancarias demandadas por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros de España (ADICAE) a eliminar las citadas cláusulas de los contratos en que se insertan y a cesar en su utilización de forma no transparente.