La importancia de tomar una sentencia judicial determinada, en una dirección o en otra, no solo se circunscribe a un caso concreto del ámbito jurídico, si no que puede sentar pensamientos críticos en determinados ámbitos de la sociedad.  Por ello, la organización Women's Link Worldwide creó los premios Género y Justicia al Descubierto, que se fallarán el próximo 7 de junio, otorgando el premio Mallete a pronunciamientos ejemplares de jueces o juezas, cortes y tribunales, que promueven la equidad de género; y los Garrote a aquellas decisiones o pronunciamientos más sexistas. 

Cuando el fundador de los Juegos Olímpicos modernos, Pierre de Coubertin, pronunció el conocido ‘citius, altius, fortius’ en la creación del Comité Olímpico Internacional (1984) poco podía imaginarse que su ‘más rápido, más alto, más fuerte’ podía inspirar a tantísimas personas e incluso filosofías empresariales. Su lema, traducido a una necesidad de superarse a través del esfuerzo y la lucha para alcanzar triunfos ha sido uno de los ejes fundamentales desde que se creó CE Consulting Abogados. 

La adquisición de empresas o de unidades productivas autónomas, así como las fusiones empresariales, han continuado en auge durante el año 2.016. El mercado transaccional español ha registrado durante los nueve primeros meses del año un importe agregado de fusiones y adquisiciones de 91.752,88 millones de euros, lo que supone un incremento del 24,33% respecto al mismo período del año anterior.

Los tribunales no deberían intervenir en los honorarios de los abogados

Ante el reciente Auto del Tribunal Supremo que recorta las minutas de los abogados, desde Abogados CE Consulting no pretendemos criticar ninguna decisión judicial en concreto, pero sí queremos dejar clara nuestra postura sobre los criterios que se deben utilizar para fijar las tarifas profesionales.

 

El Pleno de la Sala IV del Tribunal Supremo declaró ayer exentas a las empresas, que hasta la fecha estaban obligadas, de tener que implantar un sistema de control horario de sus trabajadores, en contra de un fallo de la Audiencia Nacional de 4 de diciembre de 2015  (hay 2 más posteriores) cuya doctrina acabó reconvertida en una normativa de obligado cumplimiento, y ante el que la audaz Inspección de Trabajo, lanzó una instrucción (3/2016) por la que las empresas debían controlar la entrada y salida de los trabajadores bajo apercibimiento de sanción.