Consolidación fiscal II

En nuestro anterior artículo hablamos sobre el grupo fiscal; lo definimos y explicamos su funcionamiento en detalle. Continuamos ahora hablando sobre la consolidación fiscal desde otros puntos de vista.

Ventajas de la consolidación fiscal

La principal ventaja que supone la consolidación fiscal es que el grupo de empresas tributa de forma conjunta, teniendo en cuenta todos los resultados que tienen las empresas del grupo, pudiéndose compensar las pérdidas de unas empresas del grupo con los beneficios de otras con los límites que establece la ley en este aspecto, sin tener que esperar a tener beneficios futuros para poder compensar esas pérdidas como pasa cuando se tributa de forma individual, es decir, se pueden aprovechar las BINS de unas con los beneficios de las otras en el mismo ejercicio, una vez se haya solicitado la inclusión en éste régimen tributario.

Dentro del grupo fiscal no existe obligación de retener. Están exoneradas de retención las operaciones dentro del grupo, tales como el reparto de dividendos, arrendamientos o préstamos entre las mismas.

 Otraventaja tributaria de la consolidación es el diferimiento fiscal de los beneficios de las operaciones internas de las sociedades del grupo, esto es debido a que esos beneficios no tributan hasta que no se traten de beneficios a un tercero. Por ejemplo, los beneficios que se obtienen de la venta de un inmueble entre sociedades del grupo no se tributa por ellos hasta que ese inmueble salga del grupo fiscal.

Los requisitos y los límites en la aplicación de las deducciones en la cuota se calculan a nivel del grupo fiscal, por lo que las deducciones pueden ser generadas por cualquier entidad (cuya cuota íntegra a nivel individual pudiera ser negativa y en consecuencia no poder aprovechar esas deducciones en ese ejercicio) y ser aprovechadas por el resto.

Desventajas de la consolidación fiscal

La principal desventaja que supone al grupo, y más evidente, sin duda es la dificultad y aumento de la gestión administrativa que, si se tiene externalizado en un servicio profesional de asesoría, repercute necesariamente en un aumento de los costes de ese servicio externo.

Además el grupo, como tal, responde de las posibles deudas que a futuro tengan las empresas por el impuesto sobre sociedades. En el caso de declaraciones individuales cada sociedad responde, en caso de inspección, de la deuda que pudieran tener frente a la Agencia Tributaria. En el caso de tributación consolidada es el grupo, la sociedad matriz, la que responde del global de la deuda. Por esa razón, en el caso de tener alguna sociedad en un sector de riesgo fiscal sería conveniente no incluirla dentro del grupo consolidado.

Fuente:  CEValladolid

 

Si te gustó el artículo, compártelo!