Otro abuso bancario: Ejecuciones hipotecarias con seguros de vida o de protección de pagos.

Parece que esto de los abusos bancarios vinculados a la hipoteca no va a parar, incluso aunque los tribunales fallen a favor de los clientes o, como en este caso, que sea el propio Tribunal Supremo quien denuncie públicamente este abuso.

Nos estamos refiriendo a las ejecuciones hipotecarias que la banca inicia en caso de fallecimiento del hipotecado, sin esperar al cobro del seguro de vida que ellos mismos exigieron para dar la hipoteca.

Ha sido el propio presidente de la Sala Civil , Francisco Marín Castán, en una intervención reciente, donde explicó que a los tribunales están llegando estos casos «se desentienden del seguro» y activan la ejecución hipotecaria para reclamar el inmueble sin esperar al cobro del seguro, que suele ser de compañías de su propio grupo y del que son ellos mismos los beneficiarios.

Por cierto, asuntos que no pueden llegar al Tribunal Supremo y que mueren procesalmente en las Audiencias Provinciales, las que han dado la voz de alarma, de esta situación injusta pero legal, al no ser materias recurribles ante el Tribunal Supremo,

Y digo legal porque la ley recoge una lista tasada de motivos que permiten frenar una ejecución hipotecaria y, este supuesto, la existencia de un seguro que vaya a permitir hacer frente a los pagos, no está entre ellas.

Situación por tanto difícil de resolver, legal pero injusta, terriblemente injusta.

Solo una modificación de la ley lo evitaría, pero no aparece contemplado en el borrador de la reforma que se debate en estos momentos.

No obstante lo dicho, si alguien se encuentra en este supuesto, debe utilizar el servicio de un abogado que, pondrá a su disposición opciones y diversos planteamientos jurídicos para impedir estos casos.

De igual modo, pueden encontrarse los hipotecados con otros casos donde el seguro no sea de vida sino de protección de pagos, con situaciones similares de la Banca que, como la anterior, son absolutamente vergonzosas.

Si te gustó el artículo, compártelo!